El increíble caso del cirujano que se operaba a sí mismo

A principios del S.XX se puso de moda una práctica muy curiosa, la autocirugía. Hoy presentamos a Evan O’Neill Kane, cirujano que se operó a sí mismo ni una ni dos, sino hasta tres veces.

El 16 de febrero de 1921 un titular en el New York Times rezaba lo siguiente: Pennsylvania surgeon operates on himself, successfully removing his appendix (traducción: Cirujano de Pensilvania se opera a sí mismo, quitándose con éxito el apéndice). El protagonista de esta rocambolesca historia es Evan O’Neill Kane, máximo exponente de una de las corrientes más extrañas de la historia de la medicina, la autocirugía.

La autocirugía ganó popularidad, obviamente limitada, a principios del S.XX. La razón científica era que se comenzaban a utilizar los primeros anestésicos locales. Estos permitían al paciente estar despierto durante la operación, evitando los riesgos asociados a las anestesias generales. En esta nueva situación, algunos cirujanos decidieron probarlo en sus propias carnes, mientras se hacían algún pequeño retoque. Siempre nos quedará la duda de si no serían más bien casos de: Si quieres algo bien hecho, hazlo tú mismo. Egos más grandes se han visto en medicina.

Como relata el periódico, en 1921 Evan, cumplidos ya los sesenta años de edad, sufrió una crisis de apendicitis. Siendo inevitable la operación, su hermano y también cirujano Thomas iba a ser el encargado del procedimiento aquella velada. Sin embargo, ya en el quirófano Evan cambia de parecer y decide que será él mismo quien lleve a cabo la operación. Tras inyectarse el anestésico local, aunque os parezca increíble una mezcla de cocaína y adrenalina, se sienta sobre la camilla y manos a la obra. Media hora después la operación concluye, éxito rotundo.

Si bien hacerse una operación a uno mismo es inconcebible para casi cualquier ser humano, nuestro amigo Evan se hizo tres, ¡TRES! Dos años antes de la apendicitis se había amputado a sí mismo un dedo que se le había gangrenado. Once años después, con ya 71 años cumplidos, se operó de una hernia, también con éxito, aunque el procedimiento le deja debilitado a su avanzada edad. Muere unos meses después debido a una neumonía, de esa, por desgracia, no se podía auto-operar.

Referencia principal

Experimentos de ciencia improbable – Pierre Barthélémy – Libro que recoge curiosas historias de ciencia, totalmente recomendable.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s